El brush pen se proclama como una de las herramientas más versátiles a la hora de trabajar la caligrafía. Te damos algunos consejos para sacarle el mayor partido con estos estilos.

El grosor, el dinamismo y la fluidez del trazo pueden provocar que, aunque estés trabajando con la misma herramienta, el brush pen produzca resultados completamente diferentes. Se trata de la evolución del pincel tradicional en el que la tinta viene precargada y es uno de los medios de escritura más utilizados en el entorno creativo. Si siempre has querido probarlo o tienes alguno en el cajón y no sabes cómo utilizarlo, te damos algunas ideas para sacarle todo el partido al brush pen con estos estilos caligráficos.

caligrafía itálica o cancilleresca: brush pen para clásicos

Aunque las tipografías y letras manuscritas eran de lo más enrevesadas hasta la época, la invención de la imprenta en Alemania en el siglo XV significó una simplificación de la caligrafía. Nacía así la caligrafía itálica o cancilleresca, que tiene como principal característica la ligera inclinación de las letras. Este estilo caligráfico permitía escribir sin levantar el pincel o la pluma del papel, haciendo que surgiesen numerosas variantes tanto en lo que se refiere a las herramientas con las que puede realizarse como a su apariencia.

El brush pen es, hoy en día, una de las herramientas favoritas de quienes buscan aplicar la caligrafía itálica a proyectos actuales y no es difícil encontrarla en proyectos de publicidad, packaging, libros, portadas de discos… Por la facilidad con la que se puede trabajar el trazo de las letras con brush pen, podría decirse que es la herramienta perfecta para iniciarse en la caligrafía.

Script lettering: la caligrafía dibujada

Con la energía y naturalidad del trazo como principales elementos característicos, el script lettering es, sin duda, uno de los estilos principales para sacarle partido al brush pen.

La mayor parte de tipografías script que conocemos tienen un corte formal, pero en la actualidad se han puesto de moda un estilo mucho más informal, similar al que podemos conseguir si trabajamos con un brush pen y que parten de estudios caligráficos realizados a mano. En lo que se refiere al script lettering, como ocurre con las tipografías, la base es la letra escrita a mano con pinceles o rotuladores con punta blanda y a partir de ahí, podemos trabajar la palabra dibujada y todos los elementos que la rodean.

estilo libre: caligrafía y Rock’n’Roll

El principal beneficio de trabajar con brush pen es que ofrece libertad total y absoluta para crear. Las letras escritas con brush pen son ideales para cualquier tipo de proyecto y no es necesario tener en mente ningún tipo de escritura o estilo para que el resultado sea perfecto.

El dinamismo de las letras y de las formas imperfectas creadas por el pincel permiten que cada trazo sea único e inesperado, haciendo que las piezas creadas sean siempre especiales.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *