Es imposible que estos chocolates de Little Motherhouse no llamen la atención con sus coloridos packagings en forma de degradado. Pero lo que más mola de todo es que este degradado también se traslada a la tableta. Sí, estas tabletas de chocolate mezclan dos colores (y sabores) para conseguir un efecto realmente sorprendente.

¿Y cómo lo consiguen? Pues estas tabletas están hechas con chocolate blanco producido a partir de granos de cacao cultivados en una granja de Sulawesi, Indonesia. Luego, los tiñen de forma natural con frutas, tés y otros alimentos comestibles para conseguir ese característico efecto de degradado.

Así, cada una de las tabletas mezcla dos colores y sabores, entre los que se encuentran la pimienta negra, el té matcha, frambuesa o el brandy de cassis. En total hay 12 tabletas diferentes que se pueden comprar desde su página web.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *