Jesús Curiá es un escultor español que lleva mas de 20 años esculpiendo con gran destreza y con un estilo tan propio que es difícil no reconocerlo.

Las esculturas de Jesús despiertan algo más que el puro placer estético, son obras que muestran la levedad del ser, sus formas infinitas de moverse, de llenar espacios y jugar con los vacíos, en ellas podemos además destacar la calidad de sus texturas y sus pátinas, la redondez de sus formas, la atrevida combinación de materiales.

Estas esculturas son intencionadamente ambiguas y evocan antiguas reliquias, no señalan un género o etnia explícita.

La obra de Jesús se basa en figuras indescriptibles delimitadas por un elemento abstracto o un espacio negativo fusionando los rasgos más surrealistas con la realidad.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *