La obra de Neto ha sido descrita como “Más allá del minimalismo abstracto”. Sus instalaciones son grandes esculturas biomorficas y blandas que llenan un espacio de exposición que los espectadores pueden tocar, sentir y atravesar.

Hoy os traemos su última e inmensa obra, se trata de un laberinto de 79 pies hecho a ganchillo que cuelga del techo de un museo de Houston.

“SunForceOceanLife”

es un laberinto de hilos amarillos, naranjas y verdes tejidos a mano que se extienden a lo largo del museo y forman una espiral inmensa en el aire.


La instalación representa “el fuego, la energía vital que permite la vida en este planeta”, dice el artista, y añade que “cada hilo de polímero que conforma el laberinto, es quemado al final para llenar aún más la pieza de rituales sagrados y meditativos”


“Espero que la experiencia de esta obra se sienta como un canto hecho en agradecimiento a la gigantesca bola de fuego que llamamos sol, un gesto de agradecimiento por la energía, la verdad y el poder que comparte con nosotros al tocar nuestra tierra, nuestros océanos y nuestra vida”Comenta Neto

Sus enormes instalaciones son capaces de sumergir a los espectadores en un paisaje multisensorial de elementos orgánicos: se anima a la gente a caminar a través de canales de hilo estirado y a agarrar los tejidos estructurales, mientras que aromas picantes como la cúrcuma y el comino se difunden a menudo por la sala”. Comenta Neto.


La estructura suspendida es una forma de vida, que involucra directamente al cuerpo como lo hace una danza alegre o una meditación, invitándonos a relajarnos, a respirar y a desacoplar nuestro cuerpo de nuestra mente consciente.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *