En este artículo presentamos una de las opciones ecológicas que baraja el sector del packaging: la reutilización, cuando el cliente compra el producto sin envase.

La industria de la belleza tiene un público muy amplio, por lo que su consumo desencadena una importante cantidad de deshechos. Esto significa que tiene un gran impacto medioambiental, y aunque estemos hablando de packaging de cosmética, en este caso no se pueden maquillar los daños.

El cambio climático afecta a todo el planeta y es producido por muchos factores, pero esencialmente se debe a las emisiones de gases de efecto invernadero que calientan la Tierra. Estos gases se producen, en parte, por la quema de combustibles como el petróleo, lo que nos lleva directamente a la fabricación de plástico. Cada año se producen alrededor de 120 mil millones de envases, y gran parte acaba siendo plástico de un solo uso. ¿Cómo podemos evitar (o reducir) el consumo de plástico en el mundo de la cosmética?

“El 91 por ciento del plástico que fabricamos no se recicla”

Según LCA Centre y sus estudios sobre el impacto ambiental de los envases, aproximadamente el 70% de las emisiones podrían eliminarse si se usara packaging recargable o reutilizable. Aquí es donde entran en juego compañías como Verity, un proveedor que ofrece soluciones de packaging sostenible a marcas y empresas que están comprometidas con la causa. Entre sus productos podemos encontrar desde desodorantes recargables hasta envases para pintalabios, bases de maquillaje o incluso pequeños contenedores para cremas. Gracias a su equipo de ingenieros y expertos en el sector, han creado una gama atemporal de envases que pueden ser reutilizados y reciclados de aluminio y acero inoxidable. Estos materiales tienen 7 veces más probabilidades de ser reciclados y pueden renovarse infinitamente, superando con creces las características del plástico. Además de ayudar a muchas marcas a reducir su impacto, Verity se compromete a donar el 1% de sus ingresos anuales a la preservación y restauración del medio ambiente natural.

“Después de innumerables horas de investigación, nuestro compromiso es ser mucho más que una empresa de envasado sostenible”

Kerri Leslie, CEO de Verity

Es verdad que existen alternativas como los bioplásticos (hechos con maíz o fécula de patata), cartón u otros materiales, pero también tienen un solo uso y por lo tanto siguen creando un mínimo desperdicio. En definitiva, un packaging cosmético reutilizable no es solo viable, sino necesario y esencial. Podemos ver que poco a poco, más empresas están dispuestas a realizar cambios en su packaging, y eso no sería posible si la sociedad no estuviera cambiando sus hábitos de consumo. Gracias a que cada vez más personas prefieren una vía más eco-responsable en sus compras, el mercado se prepara para un futuro más consciente y amable con nuestro planeta.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *