Incluso después de cientos de años de excavaciones arqueológicas, aún quedan muchas cosas por descubrir en el sitio histórico de Pompeya. Recientemente, un grupo de investigadores ha desenterrado completamente un termopolio, o un puesto de comida rápida, cubierto de coloridos frescos y en perfectas condiciones. El Thermopolium de Regio V fue excavado por primera vez en 2019 y desde entonces ha sido cuidadosamente desenterrado. Además del vibrante arte que encontraron, esta excavación proporcionó una valiosa mirada a la dieta y la vida diaria de los romanos que vivían en la ciudad justo antes de la erupción del monte Vesubio en el año 79 d.C.

Los retratos de gallos, ánades reales y otras aves locales pueden haber funcionado como un menú visual para los clientes. Los restos conservados bajo la ceniza volcánica incluían cerdos, peces, cabras y vacas, todos cocinados juntos en un plato mixto. La mayoría de los frascos conservados también contenían pistas para desentrañar las costumbres locales, como habas trituradas que se usaban para dar sabor al vino.

Termopolio, o puesto de comida rápida, descubierto en Pompeya

Massimo Osanna del Parque Arqueológico de Pompeya explica por qué estos hallazgos son tan únicos e importantes para futuras investigaciones: “Además de ser otra mirada a la vida cotidiana en Pompeya, las posibilidades de estudio de este termopolio son excepcionales, porque por primera vez un área de este tipo ha sido excavada en su totalidad, y ha sido posible llevar a cabo todos los análisis que la tecnología actual permite. Los hallazgos se analizarán más a fondo en el laboratorio y, en particular, se espera que los restos encontrados en los dolia (recipientes de terracota) del mostrador aporten datos excepcionales para comprender lo que se vendía y cómo era su dieta”.

Aunque los investigadores están contentos con esta emocionante descubrimiento, es difícil separar el novedoso hallazgo arqueológico de la tragedia de la erupción del Vesubio. Los restos de un hombre de unos 50 años fueron encontrados cerca de la cama de un niño. “El mostrador parece haber sido cerrado apresuradamente y abandonado por sus dueños, pero es posible que alguien, tal vez el hombre más viejo, se quedara atrás y pereciera durante la primera fase de la erupción”, describe Osanna. Otro hombre—posiblemente un ladrón—fue encontrado con su mano aún en la tapa de una olla recién abierta. Un perro, que podría ser el que está representado en la pared del termopolio, también fue encontrado entre las puertas de la estructura.

Estos momentos congelados en el tiempo son el tipo de historias que nos han mantenido fascinados con Pompeya tanto tiempo después de su desaparición. Dado que casi un tercio de la ciudad permanece enterrado y los recursos continúan creciendo a medida que las excavaciones descubren nuevo material, pronto podremos esperar aprender más sobre los antiguos romanos que vivieron allí.

Investigadores en Pompeya han desenterrado un termopolio, o un puesto de comida rápida, cubierto de coloridos frescos y en perfectas condiciones.

Arqueólogos descubren un puesto de comida rápida perfectamente conservado en Pompeya
Termopolio, o puesto de comida rápida, descubierto en Pompeya
Archaeologists Unearth an Incredibly Well-Preserved Food Stall in Pompeii

Además del vibrante arte que encontraron, esta excavación proporcionó una valiosa mirada a la dieta y la vida diaria de los romanos que vivían en la ciudad justo antes de la erupción del monte Vesubio en el año 79 d.C.

Termopolio, o puesto de comida rápida, descubierto en Pompeya
Archaeological Park of Pompeii Food Stall
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *